Que pasó con la Unificación Italiana

La unificación Italiana llamada il Risorgimento, fue un movimiento político y social que logró aglomerar a diferentes estados de la península italiana en el único estado de Italia en el siglo XIX. En la segunda mitad del siglo XIX Italia se dividió en diferentes reinos gobernados cada uno de ellos por familias reales de Austria y Francia, en donde no había ninguna unificación de moneda, leyes, idioma o sistema político. Hoy en este blog les queremos contar información a cerca de la unificación Italiana para que puedan comprender sus causas y consecuencias, y la importancia que tuvo en la historia.

¿Cómo eran los estados antes de la unificación?

Los estados de Italia antes de la unificación eran el Reino de Cerdeña, el Reino de las Dos Sicilias, Los estados de la Iglesia, El Reino de Lombardia y Venecia, y los Ducados de Parma, Modena y Toscana.

¿Quiénes forjaron la unificación italiana?

La unificación italiana fue forjada por el rey de Cerdeña Victor Manuel II, por su ministro Camilo Cavour, y por Giuseppe Garibaldi un patriota libre. Tambien participaron y tuvieron gran importancia el rey Carlos Alberto de Cerdeña y Jose Mazzini un combativo político.

¿Qué es la unificación italiana?

No hay consenso para determinar cuando fue el inicio de la unificación italiana, pero se cree que su inicio fue en el año 1815 con el congreso de Viena y el fin del imperio Napoleónico, y que termino en el año 1871 con la guerra Franco prusiana.

Los pueblos de Italia no habían logrado unirse y formar un solo estado desde la desaparición del imperio romano. En el año 1815 con el tratado de viena Italia queda dividida en siete estados independientes, pero en la segunda mitad del siglo XIX, los italianos consiguieron unificarse y lograr un solo estado que fue el Reino de Italia. La unificación se caracterizó por ser una cristalización del anhelo nacionalista de los pueblos de Italia, por realizarse en forma libre y espontánea y por iniciativa de los pueblos. La unificación italiana tuvo cinco etapas que fueron la Guerra contra Austria e incorporación de Lombardía, la Anexión de los estados de Parma, Modena y Toscana, la revolución de las dos Sicilias, la incorporación de Venecia, y la incorporación de los estados Pontificios Roma y culminación de la unificación italiana. Cada una de estas etapas tuvo marcadas características.

Guerra contra Austria e incorporación de Lombardía: el rey de Cerdeña y su primer ministro fueron los que llevaron a cabo la unificación de Italia. Ellos estaban convencido que debían enfrentarse a Austria y fue así que pactaron de manera secreta con Napoleón III emperador de Francia quien tenia interés en Saboya y Niza. La campaña militar fue corta y dio victoria a los franco – sardos. Napoleón III firma en forma inesperada un armisticio con Austria y Lombardía pasa al poder de Victor Manuel II y Venecia quedaba bajo dominación Austriaca. Francia obtenía la regiones italianas de Saboya y Niza.

Anexión de los Estados de Parma, Modena y Toscana: el sentimiento nacionalista resurgió en los estados de Italia centrales tras la victoria sobre Austria, y en el año 1860 se determino la incorporación de Cerdeña, y de los estados de Parma, Modena y Toscana.

La revolución de las Dos Sicilias: Garibaldi con el apoyo de Cavour desembarcaron en Sicilia y se apoderaron de ella con la ayuda de mil voluntarios que vestían camisas rojas. Poco tiempo después se apoderaron de Nápoles. Luego el ejercito Sardo que estaba bajo el mando de Victor Manuel II se unió a Garibaldi en Nápoles y las dos Sicilias declararon su unión al reino de Cerdeña. En el año 1863 el parlamento declara a Victor Manuel II Rey de Italia.

Incorporación de Venecia: Victor Manuel II realizó una alianza con Prusia que era rival de Austria con el objetivo de conseguir la incorporación de Venecia. Con el enfrentamiento, la victoria favorece a Prusia y obliga a Austria a devolver Venecia a Italia.

Incorporación de Roma y conclusión de la unidad Italiana: para dar concluida la unificación total solo restaba la incorporación de Roma y los estados Pontificios. Fue entonces que Victor Manuel II se comprometió con Napoleón III de mantener el dominio del Papa sobre la capital del mundo católico. Cuando estallo la guerra Franco Prusiana, Napoleón debió retirar la guarnición que tenia con Roma, y Victor Manuel II ordeno a sus tropas ocupar Roma, a pesar de la resistencia de la guarnición papal y de las protestas del pontífice. Victor se instalo en el Palacio de Quirinal y declaro que Roma era la capital del Reino de Italia. El papa al no estar de acuerdo se encerró en el vaticano como prisionero, dando comienzo a la llamada cuestion Romana. En el año 1929 se firmo el tratado de Letran en el que quedo solucionada la Cuestion Romana y se reconoce la existencia del pequeño estado del vaticano y al papa como su autoridad máxima y suprema.

 

No olvides dejar tu comentario a cerca de lo explicado en este blog …

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *