Taiwan por primera vez al mando de una mujer

Taiwan hizo historia, la opositora Tsai Ing-wen gano las elecciones presidenciales con un porcentaje del cincuenta y seis por ciento de los votos. Lo primero que hizo luego de asumir su mandato fue advertir a Beijing que va a tener que respetar su identidad nacional, su territorio y su sistema democrático.taiwan001.520.360

La victoria de la nueva presidenta de Taiwan fue este sabado, por amplia mayoria de los fotos de sus ciudadanos y sera la primera presidenta mujer en gobernar esta isla. Tsai pertenece al Partido Independentista Democrata Progresista (PDP) y le gano a Eric Chu Liluan, de Partido Kuomintang (KMT).

El Partido Demócrata Progresista no solo obtuvo mayoría de votos a este nivel sino también consiguió el sesenta y siete por ciento de los 113 legisladores.

La nueva presidenta de Taiwan es ex profesora universitaria y tiene cincuenta y nueve años. Tras la difusión de los resultados anuncio que su gobierno sera mas cercano al pueblo y defenderá la soberanía de la isla frente a China. “No solo es una victoria electoral, sino un llamado a formar un gobierno mas en sintonia con el pueblo… y que proteja la soberanía”, proclamo la nueva presidenta Tsai.

Tras ocho años de oposición el partido ganador se encuentra en medio de una fiesta y Tsai anuncio que su victoria consolida la democracia de la isla y prometió una seria reforma interna, ademas de una política hacia China predecible y estable, sin rechazar los acuerdos alcanzados hasta la fecha actual. Su rival perdedor admitió su derrota, la saludo respetuosamente y luego pidió perdón a sus partidarios, y seguido de esto renuncio a su cargo de presidente del partido.

La presidenta prometió muchas cosas a sus ciudadanos, entre ellas cambios radicales en la política de la isla, con mas participación popular, bienestar social y fiscalización de los grupos de interés, ademas de una postura mucho mas firme a la hora de defender la identidad de Taiwan frente a China. Su campaña se centro principalmente en la situación económica de la isla, ya que los últimos años las grandes compañías se han beneficiado mucho, con inversiones fundamentalmente en suelo chino y esto no ha significado mejoras para la población.

La presidenta se negó a aceptar el consenso de 1992, peor prometió mantener el “statu quo”, “comunicación”, “sin provocación” y “sin sorpresas”.

Los habitantes hasta este entonces se encontraban muy descontentos por el beneficio de las grandes empresas y temían que la isla se volviera dependiente de China perdiendo su identidad y su soberanía. Ahora, esperan esperanzados que su nueva líder cumpla sus promesas.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *