¿Que pasó con la punta del obelisco? Arte

¿Vos también te preguntaste que le había pasado o quien se había llevado la punta del obelisco al pasar por la 9 de julio y verlo de forma tan característica?

Sorprendió a vecinos y turistas la extraña particularidad que mostró días atrás el Obelisco, cuando se lo pudo observar sin su característica punta. Varias fueron las teorías respecto de lo que estaba sucediendo; sin embargo, el propio autor de esta “intervención” despejó todas las dudas.

La obra, denominada La democracia del símbolo, consta de dos partes. En principio, se hace desaparecer el ápice del Obelisco con paneles espejados, lo que produce una ilusión óptica. Tras ello, la punta aparece en la explanada del MALBA, en una reproducción a escala real.

“Me interesa generar proyectos en los que el arte escape a las fronteras de los centros convencionales de exhibición y se imbrique en el orden de lo cotidiano”, explicó el artista Leandro Erlich. “Me interesa el arte como una herramienta de integración, de acción, de vinculación. La relación de las ciudades con los monumentos y con lo que significa visitarlos, porque no sólo lo hacen los turistas; tiene que ver con la apropiación, con el orgullo, con la pertenencia. Y el Obelisco en Argentina es un monumento que nunca ha sido pensado para ser visitado”, agregó.

“De esta manera, el público podrá ingresar a la cúspide, con entrada libre y gratuita, y disfrutar de las cuatro vistas aéreas del monumento central en el imaginario argentino”, explicaron desde el Museo, que es parte de la iniciativa artística junto con el artista y su estudio y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Lograr este efecto en el Obelisco llevó su logística, que comenzó en las primeras horas del día e incluyó grúas, personal y cortes de tránsito. Pero tuvo una original y atractiva razón, que varios pudieron disfrutar luego en el MALBA.

Leandro Erlich es un artista argentino conocido por sus instalaciones, que juegan con la ilusion optica, lo virtual y tridimensional. En 2012 tambien nos sorprendio en la inauguracion de la Usina del Arte en La Boca, con una fachada de una tipica casa porteña de principios del siglo XX a la que la gente se podia trepar.

Pero su exito trasciende lo local, con obras expuestas a lo largo del mundo tambien llamativas por su originalidad y participacion del publico en ellas, como por ejemplo aquella pileta en la que la gente podia meterse y salir seco.

Ahora podes transitar tranquilo por las calles porteñas, el Obelisco esta sano y salvo!

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *